recent, TIPS
Dejar un comentario

TODO SOBRE LA CANASTITA DEL PAN

¿Te has preguntado por que cuando vas a un restaurant te ponen como entrada una llamativa y apetitosa canastita de pan?

La canastita de pan, más allá de adornar la mesa y ser un símbolo de buen gusto y para compartir con el resto de los comensales, también encierra una buena estrategia para quienes viven del negocio de los alimentos:

“ Lograr que consumamos más”

Recuerdo que cuando era pequeña (y no tanto) atacaba sin piedad la canastita de pan, entonces mi madre siempre solía decir “no comas tanto pan o se te va a quitar el hambre”.

Lo cierto es que generalmente se llega a los restaurantes con algo de hambre, y, casi siempre antes de que el mesero te diga “le puedo tomar su orden” la canastita de pan ya está en nuestra mesa.

Posteriormente entre que el mesero te pregunta por la bebida, te cuenta la sugerencia, te habla del empleado del mes, del clima y demás, la canastita de pan es brutalmente atacada por los comensales que frenéticamente buscamos alcanzar ya sea un bollito relleno con queso, el palito de pan, la rebanada calientita con mantequilla o simple y sencillamente el socorrido bolillo que aún conserva algunos rastros de harina blanca.

Para cuando, el mesero te ha tomado la orden, lo más probable es que a los “hambreados comensales”, ya nos rellenaron la canastita con “un poco más de pan” (que suele ser otra canasta) en lo que llegan nuestros platillos.

Contrario a lo que se piensa, el pan suele abrir el apetito y nos incita a comer más.

¿Pero que sucede en realidad?

El pan blanco, dispara nuestros niveles de azúcar y a su vez la producción de serotonina, (la hormona de la felicidad) de ahí que apenas acabamos la primera canastita decimos: “uff ya me siento mejor con el pan, ya moría de hambre”.

Al incrementar nuestros niveles de insulina y serotonina, rápidamente nos sentimos con más energía y más alegres durante la comida, lo que puede provocar que, lo que pretendía ser ingerir nuestra comida en porciones normales, termine en una gran fiesta de platillos interminables, pues a la hora de que el mesero tomó la orden “todo se nos antojo”

También puede suceder que a la hora del postre, nos sintamos más impulsivos y dispuestos a cambiar una pequeña porción de algún postre, por aquel pastel de chocolate, relleno chocolate y bañado en salsa de chocolate de un número incontable de calorías chocolatosas.

Al final de la comida, puede que nos sintamos como unos pequeños globitos de cantoya llenos de culpa y cerremos nuestra tarde con un “ ya ves todo por comer tanto pan”

La recomendación es:

En medida de lo posible, NO ATAQUES LA CANASTITA DE PAN ANTES DE NO TENER CLARO QUE ES LO QUE VAS A COMER.

TIP DE SUPERVIVENCIA: Si crees que no vas a conseguir resistir la tentación, pide al mesero que se la lleve y que la traiga cuando te hayan servido los alimentos que pediste y si es el caso, comer una porción.

Si realmente tienes mucho apetito o ansiedad, pregunta al mesero (después de que te de las sugerencias, promociones, te hable del empleado del mes etc.) si no te puede cambiar el pan por otra cosa, por ejemplo, por un puñito de almendras o bien unos palitos de apio. Lo peor que te puede pasar es que te diga que no, luego ya vendrá la hojita de sugerencias donde puedes expresar tu deseo para la próxima.

Si logras sobrevivir a la tentación de la canastita del pan, a lo mejor podrás disfrutar tu postre sin culpas.

Si no logras sobrevivir al principio no importa, no somos perfectos, sin embargo haz conciencia de lo que comiste ese día y como te sentiste después.

¡¡Inténtalo!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s